• LA OSTEOPATIA VISCERAL está orientada a actuar sobre los tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.
  • Ciertos desequilibrios funcionales del sistema visceral encuentran en la osteopatía su solución: es el caso de trastornos como gastritis, hernia de hiato, molestias intestinales, estreñimiento, trastornos digestivos en relación con la vesícula biliar, trastornos menstruales (dismenorreas , síndrome intermenstrual y algunas otras patologías de la esfera genital). Es igualmente de buena ayuda en el asma, sinusitis, incontinencia de orina del postparto y dolores del cóccix.

    El tratamiento visceral muy a menudo puede ser necesario para aliviar ciertos dolores del aparato locomotor: el sistema visceral proyecta a veces su sufrimiento a nivel de raquis (reflejos víscero-somáticos).

    Copyright © 2011 www.fisioaxioma.es. Todos los derechos reservados. Designed by Q&D Arenas.