En Estados Unidos y en muchos países europeos, la osteopatía se conoce y se aplica desde hace muchos años (en EEUU, desde finales del siglo XIX). En cambio, en España aún tiene una "fama" reciente. Sin embargo, la osteopatía representa una de las formas más eficaces de medicina natural, y es absolutamente inocua y carente de contraindicaciones.

Esta disciplina está dirigida a la salud de la persona. Y por salud se entiende la capacidad del organismo para recuperar un correcto equilibrio y funcionar como un conjunto armónico. La alteración de esta capacidad da lugar a un estado de enfermedad al que la osteopatía puede poner remedio, ayudando al organismo a recuperar su organización fisiológica.

No se trata de una profesión para-médica, ni de una medicina alternativa, ni de una serie de técnicas desconectadas de una idea global, sino de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y fisiología del cuerpo humano, en el conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas.

Aunque a la osteopatía se la relacione fundamentalmente con problemas que afectan al aparato locomotor, lo cierto es que trata al ser humano de forma global, como un todo, restableciendo el equilibrio perturbado mediante técnicas manuales dirigidas a cualesquiera de los tejidos afectados, sean estos del sistema musculoesquelético, visceral, nerviosos etc. Se trata de una terapéutica manual que ayuda a aliviar, corregir y recuperar lesiones musculo-esqueléticas y patologías orgánicas. La intervención osteopática realiza un diagnóstico funcional a partir del cual utiliza un conjunto de métodos y técnicas con finalidad terapéutica y/o preventiva que aplicados manualmente sobre los tejidos musculares, articulares, conjuntivos, nerviosos etc, obtienen de forma directa o refleja, reacciones fisiológicas que equilibran y normalizan las diferentes alteraciones musculares, osteoarticulares, orgánicas y funcionales, mejorando o resolviendo el cuadro clínico e incidiendo especialmente en sus manifestaciones dolorosas.

La Osteopatía funciona, por tanto, respetando y facilitando la autorregulación del organismo en cualquier patología y no tanto en hacerlo dependiente de soluciones puramente externa o pasivas, como es la utilización, a veces excesiva, de medicamentos.

Copyright © 2011 www.fisioaxioma.es. Todos los derechos reservados. Designed by Q&D Arenas.